People protesting in Nigeria
2

Silenciar la edad de la ira

Las situaciones de conflicto están en su punto más álgido desde 1945. Según la ONU, alrededor de dos mil millones de personas viven en zonas de conflicto. En el año previo al conflicto en Ucrania, 84 millones de personas se vieron obligadas a abandonar su hogar debido a los conflictos, la violencia y las violaciones de los derechos humanos. Los trabajadores y las trabajadoras han estado en primera línea defendiendo los derechos humanos y laborales a medida que se recurre a ataques violentos para silenciar los llamados a la paz, la democracia y los derechos.

Asesinatos selectivos de dirigentes sindicales

En 2022 se observó un aumento de ataques violentos y asesinatos contra dirigentes sindicales. Este año asesinaron a 17 líderes sindicales en Colombia, Ecuador, Filipinas, Guatemala, Iraq y Sudáfrica. Un número aún mayor de sindicalistas fueron agredidos, acosados y amenazados. Solo en Colombia se registraron este año otros seis intentos de asesinato y 99 amenazas de muerte.

Los sindicalistas están siendo asesinados porque representan los derechos de los trabajadores y sus derechos colectivos. Es sumamente frecuente que los trabajadores y sus familias no obtengan justicia, ya que el Gobierno y los empleadores actúan con impunidad. Cada vez recurren más a ataques violentos, y llegan incluso al asesinato, para silenciar a los trabajadores y las trabajadoras.

Colombia fue el país donde más líderes sindicales se han asesinado en 2022.

Asesinatos selectivos de dirigentes sindicales

África

Asesinaron a trabajadores/as en Eswatini, Lesotho y Sudáfrica.

Asesinatos

El 19 de mayo de 2021, la trabajadora Motselisi Manase recibió un disparo mortal de la policía al producirse violentos enfrentamientos entre los trabajadores de la fábrica y las fuerzas del orden en el transcurso de unas protestas que tuvieron lugar en Maseru, Lesotho, en relación con los salarios. La huelga comenzó a mediados de mayo de 2021. Los trabajadores fueron duramente reprimidos por las fuerzas policiales, que alegaron que los huelguistas estaban “contraviniendo las normas establecidas para la prevención de la COVID-19”. La policía utilizó cañones de agua y balas reales para dispersar a los huelguistas.

Asesinatos

El 20 de octubre de 2021, los trabajadores y trabajadoras del sector público y de la sanidad de Eswatini se manifestaron frente al Ministerio de Justicia para entregar una petición en la que solicitaban una revisión salarial, acabar con la precarización y la privatización de la función pública y el cese de los ataques contra los sindicatos. La policía recibió a los manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma. Dos autobuses que transportaban a trabajadores del sector público a la concentración pacífica también fueron detenidos por la policía y sus pasajeros recibieron disparos de balas reales. Un estudiante murió a causa de una bala perdida.

Asesinatos

Un chófer de autobús murió de un disparo y otro resultó herido durante los enfrentamientos que se produjeron entre la policía y los conductores que participaban en una protesta salarial en la pequeña ciudad de Malkerns, Eswatini, el 13 de octubre de 2021. Tras el asesinato, los trabajadores del transporte se sumaron a las protestas nacionales organizadas para reclamar reformas democráticas, y bloquearon varias carreteras importantes del país. Al día siguiente, la policía disparó y mató a una persona en un control de carretera en la ciudad de Mpaka. El 20 de octubre, las fuerzas de seguridad reprimieron las protestas en Mbabane y Manzini, matando a una persona e hiriendo a más de 80, 30 de ellas por disparos. Al día siguiente el Gobierno prohibió todas las protestas y cerró la plataforma de redes sociales Facebook.

Asesinatos

El 19 de agosto de 2021, Malibongwe Mdazo, activista y organizador del sindicato sudafricano de trabajadores del metal National Union of Metalworkers of South Africa (NUMSA), fue asesinado a plena luz del día en la oficina de la Comisión de Conciliación, Mediación y Arbitraje (CCMA) de Rustenburg. Le mataron a la vista del público, cuando salía de las oficinas de la CCMA con un grupo de miembros del NUMSA, recibiendo al menos diez tiros.

Los delegados del NUMSA estaban participando en un acto de conciliación en la CCMA, en el marco del proceso de verificación de los miembros del NUMSA en Newrack, una de las empresas contratistas de Impala Platinum Holdings (Implats), que subcontrata a la mayor parte de su plantilla de Rustenburg. En el tiroteo también resultaron heridos otro miembro del NUMSA y un transeúnte.

Mdazo fue una de las personas que encabezó la reciente huelga organizada por el sindicato para exigir a las empresas contratistas de Implats la concesión de derechos sindicales al NUMSA. Implats es famosa por su política antisindical, que llevó incluso a la destitución unilateral de todos los integrantes de los comités interinos del NUMSA.

Américas

Asesinaron a trabajadores/as en Colombia, Ecuador, Guatemala y Haití.

Asesinatos

El 14 de mayo de 2021, Felipe Andrés Pérez Pérez, líder sindical de SINALTRAINAL Seccional Envigado, fue asesinado en Medellín cuando regresaba de una protesta celebrada en el marco de una huelga nacional.

Asesinatos

La mañana del 26 de noviembre de 2021, Clemito Rengifo Salazar, trabajador de base del Sindicato de Maestros de Nariño (SIMANA), se encontraba cumpliendo sus funciones como docente en la Institución Educativa San Francisco de Asís Madrigal, en Policarpa (departamento de Nariño), cuando unos desconocidos lo secuestraron en el colegio, en presencia de sus estudiantes. Por la tarde fue hallado su cuerpo sin vida.

Asesinatos

Un periodista fue asesinado y cinco trabajadores resultaron heridos en Puerto Príncipe, Haití, el 23 de febrero de 2022, cuando la policía abrió fuego contra varios manifestantes que protestaban pacíficamente contra la cuantía del escaso aumento salarial anunciado por el Gobierno tras varias semanas de protestas. El coste de la vida no ha dejado de aumentar en Haití y la violencia ha invadido el país, puesto que las bandas suelen tener más poder que el Gobierno.

Asesinatos

El 7 de mayo de 2021, Cinthia del Carmen Pineda Estrada, de 35 años, fue asesinada a tiros delante de su casa en el barrio de Chaparro Zacapa (Guatemala). Pineda Estrada era maestra de primaria y dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala (STEG). La Fiscalía no ha proporcionado ninguna información sobre los autores ni sobre las causas del crimen.

Asesinatos

En Ecuador, Sandro Arteaga Quiroz, secretario del Sindicato de Trabajadores del Gobierno Provincial de Manabí, fue asesinado el 24 de enero de 2022 en una carretera cuando salía de su camión. Arteaga Quiroz, que en el momento del ataque estaba con uno de sus hijos, recibió al menos dos disparos en la cabeza por parte de varios sicarios no identificados que luego se dieron a la fuga.

El líder había recibido amenazas de muerte por teléfono un día antes e incluso horas antes del asesinato.

La Policía Nacional ha llevado a cabo varias operaciones terrestres y aéreas en busca de los asesinos, pero de momento no se ha efectuado ninguna detención.

Asesinatos

Este año, 13 sindicalistas han sido víctimas de asesinatos selectivos en Colombia.

El 11 de agosto de 2021, Carlos Fredy Londoño Bautista, miembro de la Asociación de Educadores del Meta (ADEM), afiliada a la Federación Colombiana de Educadores (FECODE), fue asesinado cuando se disponía a iniciar su jornada laboral en Fuente de Oro, Meta. En la mañana del 11 de agosto, Carlos Freddy se dirigió a la escuela donde trabajaba, y en el camino fue abordado por varios sicarios en motocicleta que le dispararon cuatro veces delante de varios de sus alumnos.

Asia-Pacífico

Asesinaron a trabajadores en Bangladesh, Filipinas, India y Myanmar.

Asesinatos

A mediados de septiembre de 2021, al menos 27 sindicalistas fueron asesinados cuando participaban en las protestas del Movimiento de Desobediencia Civil (MDC) contra el Gobierno militar de Myanmar. Durante una protesta en Shwe Pyi Thar el 14 de marzo, las fuerzas de seguridad dispararon en la cabeza a Zaw Zaw Htwe, de 21 años, trabajador de la confección en Suntime JCK Company Limited y miembro del Solidarity Trade Union of Myanmar (STUM). Chan Myae Kyaw, conductor de camión volquete en la mina de cobre de SinoHydro y miembro de la Mining Workers’ Federation of Myanmar (MWFM), murió el 27 de marzo al recibir múltiples disparos de los soldados en una manifestación en Monywa. Los días 28 y 29 de marzo, los militares tendieron una emboscada a los manifestantes en la zona industrial de South Dagon, matando a Nay Lin Zaw, líder sindical de AD Furniture (Wood Processing) y miembro de la Myanmar Industry Craft Service-Trade Unions Federation (MICS-TUsF).

Asesinatos

El 3 de octubre de 2021 murieron al menos ocho personas, entre ellas cuatro agricultores, al estallar la violencia en el estado indio de Uttar Pradesh. Dos agricultores murieron después de que un convoy de coches del Ministerio del Interior atropellara a un grupo de campesinos en huelga que se estaban manifestando en la carretera contra las leyes agrarias. En altercados posteriores, otros dos agricultore murieron a manos de la policía. Los agricultores indios llevaban más de un año protestando por la aprobación de una serie de leyes agrícolas que beneficiarán a las empresas a costa de millones de campesinos. La respuesta de la policía se ha vuelto cada vez más violenta. En agosto de 2021, en el norteño estado de Haryana, un agricultor murió y otros diez resultaron heridos en otra acción policial durante otra protesta contra las leyes agrarias.

Asesinatos

Numerosos trabajadores y trabajadoras de la confección resultaron heridos el 13 de junio de 2021 tras la represión policial de las huelgas en Lenny Fashions and Lenny Apparels en la zona franca industrial de Daca (DEPZ), Ashulia, Daca, Bangladesh. Los trabajadores reclamaban el pago de sus salarios tras el cierre de la fábrica. La trabajadora de la confección Jesmin Begum, de 32 años, sufrió heridas mortales al chocar con un poste de hierro cuando huía del lugar de la protesta mientras la policía dispersaba violentamente a los manifestantes. Muchos trabajadores resultaron heridos cuando la policía disparó balas de goma, lanzó gases lacrimógenos, utilizó cañones de agua y cargó contra los trabajadores que protestaban. Más de 6.000 trabajadores y trabajadoras perdieron sus puestos de trabajo tras el cierre de Lenny Fashion and Lenny Apparels, una filial de Must Garment, con sede en Hong Kong, el 20 de enero de 2021. La dirección dijo que pagaría los sueldos pendientes antes de mayo, pero la empresa no cumplió su promesa.

Asesinatos

Al menos cinco personas murieron y decenas resultaron heridas el 17 de abril de 2021 después de que la policía abriera fuego contra una multitud de trabajadores y trabajadoras que protestaban para exigir el pago de sus sueldos y un aumento salarial en la central eléctrica SS Power Plant, una obra de construcción de la central de carbón en la ciudad sudoriental de Chittogram, Bangladesh. Los trabajadores protestaban por el impago de sus sueldos, por los recortes imprevistos a su jornada laboral y para conseguir un día libre en el Ramadán y una reducción de la jornada durante la festividad religiosa.

Asesinatos

En Filipinas, el líder sindical de 35 años Dandy Miguel, presidente del PAMANTIK-Kilusang de mayo deo Uno (KMU), fue asesinado el 28 de marzo de 2021 en Calamba cuando se dirigía a su casa en motocicleta. Dandy Miguel era también presidente de Lakas ng Nagkakaisang Manggagawa ng Fuji Electric y miembro del Consejo Nacional del KMU. Dandy Miguel recibió ocho disparos de unos asesinos desconocidos. Poco antes de ser asesinado, Dandy había presentado una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos por las ejecuciones extrajudiciales de nueve activistas sindicales y de ONG el 7 de marzo (también denominado Domingo Sangriento) en Calabarzon. Los asesinatos del Domingo Sangriento se produjeron después de que el presidente Duterte instase abiertamente a las fuerzas de seguridad a abatir a los comunistas que llevasen armas.

Europa

Se asesinó a trabajadores en Italia y Kazajstán.

Asesinatos

Cuando el pueblo kazajo empezó a organizar protestas pacíficas en favor de la democracia y la justicia social en enero de 2022, la policía y las fuerzas armadas respondieron con una brutalidad extrema, matando a más de 160 personas y arrestando a más de 8.000.

Asesinatos

En Italia, Adil Belakhdim, de 37 años, fue asesinado el 18 de junio de 2021 delante de un centro de distribución de Lidl en Biandrate, al norte de Italia. Él y otros 25 trabajadores sindicalizados del sector de la logística estaban protestando frente a la entrada de un almacén por las malas condiciones de trabajo. Un conductor de camión de un proveedor externo que intentaba salir del almacén atravesó la fila de piquetes que bloqueaban la puerta. El vehículo atropelló a Belakhdim y lo arrastró varios metros. Adil murió, y otros dos manifestantes, también atropellados por el camión, sufrieron heridas leves.

Oriente Medio y Norte de África

Un trabajador fue asesinado en Iraq.

Asesinatos

Tras una manifestación pacífica de los trabajadores del petróleo y el gas en Dhi Qar, Iraq, el 14 de febrero de 2022, Ahmad Ali Al-Zaidi, sindicalista y empleado de una instalación petrolera, fue asesinado en represalia por su activismo durante las manifestaciones. A lo largo del año pasado, las fuerzas de seguridad interrumpieron sistemáticamente las huelgas de los sectores del petróleo y la electricidad. Los trabajadores y los dirigentes sindicales han sido reiteradamente sometidos a procedimientos de investigación interna y a medidas disciplinarias por desempeñar actividades sindicales legítimas. En algunos casos han sido trasladados a otras empresas o a otros puestos y amenazados con sanciones legales.

29%34%

Los países donde los trabajadores y trabajadoras se exponen a sufrir violentos ataques aumentaron, pasando del 29% en 2014 al 34% de los países en 2022.

Graves lesiones y muertes durante protestas

El año 2022 estuvo marcado por un aumento significativo del grado de violencia aplicado para reprimir las huelgas y el uso desproporcionado de armas letales para dispersar manifestaciones. La policía y las fuerzas armadas han empleado a menudo gases lacrimógenos, porras, balas de goma e incluso munición real contra los manifestantes, ocasionando muertos y heridos graves.

Asia-Pacífico

43%

Trabajadores/as sufrieron violentos ataques en 43% de los países de Asia-Pacífico.

Frente a un 35% en 2021

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

La policía utilizó gases lacrimógenos y porras para dispersar una manifestación pacífica de médicos de la sanidad pública en Islamabad, Pakistán, el 4 de octubre de 2021. Cerca de 20 médicos fueron detenidos hasta que la protesta fue dispersada. Varios de los médicos resultaron heridos. La Young Doctors’ Association (YDA) había convocado a los miembros de todo el país a movilizarse frente a la Comisión Médica de Pakistán, en Islamabad, para protestar por las nuevas regulaciones impuestas a las prácticas médicas y para exigir al Gobierno mejoras en el nivel educativo.

En un incidente similar ocurrido en Lahore el 29 de agosto de 2021, al menos 12 miembros de la YDA resultaron heridos tras los ataques con porras y gas pimienta de la policía para dispersar la manifestación.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 31 de mayo de 2021, miembros del personal de las universidades de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, Pakistán, fueron atacados con violencia por policías fuertemente armados mientras marchaban hacia la asamblea provincial de Peshawar. La manifestación había sido organizada por la Federation of All Pakistan Academic Staff Association (FAPASA) para exigir la anulación de las reformas gubernamentales que obligan a las universidades a conseguir su propia financiación. La policía disparó gases lacrimógenos y utilizó porras, dejando a muchos manifestantes heridos, de los cuales al menos 16 necesitaron tratamiento hospitalario. Veinticuatro manifestantes, entre ellos el presidente de la Peshawar University Teachers’ Association, fueron detenidos.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 11 de abril de 2021, un grupo de docentes y sanitarios desempleados que protestaban bajo la consigna Desempleados Sanjha Morcha en Patiala, India, fueron agredidos con porras por la policía tras intentar cruzar el cordón policial para llegar a la residencia del ministro jefe.

Ese mismo día, la policía cargó contra al menos diez miembros del sindicato en el transcurso de otra protesta de docentes en paro que tuvo lugar en las inmediaciones de Baradari,. Los manifestantes trasladaron su acción a una carretera principal cerca del canal de Bhakhra, pero la policía los alcanzó e intentó reducirlos. Dos manifestantes se asustaron tanto que saltaron al canal, pero fueron posteriormente rescatados.

Oriente Medio y Norte de África

42%

Trabajadores/as sufrieron violentos ataques en 42% de los países de Oriente Medio y Norte de África.

Frente a un 44% en 2021

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 14 de febrero de 2022, Muhammad Al-Saidi, miembro de la General Federation of Trade Unions of Workers de Iraq y miembro del General Union of Workers in the Oil and Gas Sector, recibió una brutal paliza durante una manifestación pacífica en Dhi Qar, y varios trabajadores fueron ilegalmente detenidos. A lo largo del año pasado, las fuerzas de seguridad interrumpieron sistemáticamente las huelgas en los sectores del petróleo y la electricidad. Los trabajadores y los líderes sindicales han sido reiteradamente sometidos a procedimientos de investigación interna y a medidas disciplinarias por participar en actividades sindicales legítimas. En algunos casos han sido trasladados a otras empresas o a otros puestos, y se les ha amenazado con sanciones penales.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 7 de septiembre de 2021, entre 1.000 y 2.000 trabajadores y trabajadoras migrantes de Nepal y la India empleados por Nasser S. Al Hajri Corporation W.L.L (NSH), Gulf Asia Contracting LLC y Bahrain Petroleum Company (BAPCO) protagonizaron una protesta de una semana en Bahréin a raíz de las pésimas condiciones de trabajo y de vida, después de que uno de ellos sufriera una insolación y tuviera que ser hospitalizado. Las empresas recurrieron a la policía y a su propio personal de seguridad para tomar represalias contras los huelguistas. El personal de seguridad comenzó a intimidar y acosar a los trabajadores. Algunos de ellos recibieron fuertes palizas y sufrieron lesiones graves, como hematomas sangrientos. El acceso del público al campamento de los trabajadores, situado en una zona aislada de Sitra, ha sido denegado desde el comienzo de la protesta.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

En mayo de 2021, las fuerzas de seguridad argelinas reprimieron una sentada organizada por el Comité national pour la défense des droits des chômeurs, cuyo objetivo era reclamar empleo y medidas de ayuda al empleo. La policía dispersó a los trabajadores desempleados que protestaban haciendo un uso excesivo de la fuerza, hiriendo a varios de ellos.

Américas

36%

Trabajadores/as sufrieron violentos ataques en 36% de los países de las Américas.

Frente a un 40% en 2021

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 16 de junio de 2021, Edgar Alejandro Talento y Jaime Col Ical, miembros del sindicato de empresa de Fritolay Guatemala, fueron agredidos por unos desconocidos. Jaime salió ileso, pero Edgar resultó gravemente herido y tuvo que ser trasladado al hospital.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

En febrero de 2022, mientras los trabajadores de Quironsalud, filial de la multinacional alemana Fresenius en Colombia, se organizaban en un sindicato y solicitaban entablar negociaciones colectivas, Julián Parra y Claudia López, dos de sus dirigentes electos, recibieron amenazas de muerte. Claudia denunció los detalles de las amenazas a la policía local, mientras que Julián se vio obligado a huir del país. Los llamamientos internacionales para que Fresenius denunciara públicamente estas amenazas no fueron atendidos.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

Miembros de la Asociación Nacional de Enfermeras y Enfermeros Auxiliares de Honduras (ANEEAH) salieron a la calle para protestar por el asesinato el día anterior de una compañera, la estudiante de enfermería Keyla Martínez, ocurrido mientras se encontraba detenida por la Policía Nacional. En respuesta a las protestas, los agentes de policía golpearon violentamente a los trabajadores, entre ellos el sindicalista Agustín Sánchez, que resultó gravemente herido en el hombro izquierdo.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

En Honduras, durante el mes de octubre de 2021, el dirigente sindical Darlin Oviedo, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Compañía Jasper (SITRAJASPER), del sector de la confección, y el secretario general del sindicato, Selin Peña, fueron perseguidos reiteradamente por unos desconocidos. Oviedo fue incluso perseguido por un motorista fuertemente armado que le amenazó con dispararle, pero afortunadamente el líder sindical pudo sortear el tráfico y escapar. Las amenazas comenzaron cuando los trabajadores y trabajadoras se manifestaron para exigir que la fábrica textil reincorporara a los trabajadores que buscaban trabajo tras la relajación de las restricciones por la COVID-19.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 10 de febrero de 2022, por segundo día consecutivo, la policía disparó gases lacrimógenos y golpeó a los manifestantes con porras delante de la Zona Franca SONAPI en Puerto Príncipe, Haití. Los trabajadores en huelga reclamaban al primer ministro Ariel Henry un aumento del salario mínimo en la industria de la confección de 500 HTG (4,80 USD) a 1.500 HTG (14,40 USD) diarios.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 30 de agosto de 2021, miembros del Sindicato de Trabajadores General Portuario, SINTRAGENPORT, de la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla, recibieron amenazas de muerte por parte de unos desconocidos. Los miembros amenazados eran todos los integrantes del Consejo de Administración: Víctor Oliva, secretario general; Marcos Eliú Castellanos Nufio, secretario general adjunto; Edwin Martínez, secretario de Finanzas; Rafael Aquino, secretario de Relaciones Intersindicales; Arturo Arzú, secretario de Prevención Social; José Eduardo Saldaña, secretario de Deportes; y Melvin Larios, secretario del Consejo Consultivo. El sindicato había denunciado anomalías y casos de corrupción en las contrataciones.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 31 de marzo de 2022, Carlos Mancilla y los miembros de su familia recibieron varias llamadas telefónicas anónimas en las que se les advertía que estaban siendo vigilados y se mencionaba a cada miembro de la familia por su nombre. Los autores de las llamadas enviaron una foto de la casa de Mancilla y dijeron que habían seguido a su hija pero que se abstuvieron de matarla.

Mancilla es secretario general de la central sindical CUS-G, presidente de la Comisión Tripartita de Relaciones Laborales y Libertad Sindical de Guatemala, y miembro titular del Consejo General de la CSI. Estos hechos se produjeron en un contexto de creciente inseguridad y ataques al movimiento sindical en Guatemala, además de una oleada de conflictos laborales no resueltos y una campaña de desprestigio y estigmatización de los representantes de los trabajadores y trabajadoras.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 12 de agosto de 2021, dirigentes sindicales de los sindicatos nacionales de trabajadores y trabajadoras de la alimentación de Colombia, SINTRAIMAGRA y SINALTRAINAL, fueron amenazados en Bugalagrande, Valle del Cauca. Al entrar en la sede de la seccional de Bugalagrande del SINTRAIMAGRA, la secretaria encontró un sobre con un folleto con el encabezamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el logo de Las Águilas Negras, Bloque Occidental de Colombia, en la parte inferior; junto con una llave USB en la que se designaba como “objetivos militares” a los siguientes sindicalistas: Edwin Mejía, Francisco Vásquez, Fernando Castaño, Carlos Soto, Juan Camilo Jaramillo, Andrés Rubio, Onofre Esquivel, Wilson Riaño, Luis Herbert Peñaloza, Frank Acevedo, Gustavo Bedoya y Martin Agudelo.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 29 de abril de 2021, durante unas manifestaciones en el municipio de Copacabana, Antioquia (Colombia), un docente y activista de la Asociación de Institutores de Antioquia (Adida) estaba grabando con la cámara de su teléfono móvil un procedimiento policial, cuando fue agredido por miembros de la policía nacional, que le quitaron el móvil y le golpearon. Posteriormente, cuando acudió a comisaría para reclamar su móvil, fue detenido de manera arbitraria.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

En Colombia, el 25 de noviembre de 2021, en vísperas de las elecciones para la designación de la cúpula del sindicato Guincheros, Maquinistas y Grúas Móviles, el presidente del sindicato, Roberto Coria, que aspiraba a ser reelegido, fue víctima de un atentado en la puerta de su casa, donde recibió un disparo y resultó herido. Días antes había sido víctima de un atentado parecido que se vio frustrado por un fallo en el arma del agresor. Los atentados contra Coria estaban relacionados con las elecciones sindicales, y se cree que los ataques fueron perpetrados por un sindicato amarillo respaldado por los empleadores.

África

31%

Trabajadores/as sufrieron actos de violencia en 31% de los países de África.

Frente a un 33% en 2021

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 12 de enero de 2022, miembros del sindicato de docentes Amalgamated Rural Teachers’ Union of Zimbabwe (ARTUZ) protagonizaron una acción de protesta en el edificio del organismo de la seguridad social, National Social Security Authority (NSSA), donde se estaba celebrando una reunión convocada por el organismo de negociación National Joint Negotiating Council (NJNC) entre Gobierno y sindicatos. Los manifestantes exigían la restitución de sus salarios a los niveles de 2018 (niveles establecidos antes de la aplicación de las medidas de austeridad del Gobierno). Cuando los docentes se reunieron en el lugar previsto, la policía se presentó con armas y porras. Los docentes fueron amenazados, agredidos y obligados a tumbarse boca abajo. Dieciséis dirigentes del ARTUZ fueron detenidos, entre ellos su presidente, Obert Masaraure.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

Cinco mil trabajadores y trabajadoras de Clover, la mayor empresa de productos lácteos de Sudáfrica, propiedad de la empresa israelí Milco, han estado en huelga desde el 22 de noviembre de 2021 en respuesta a diversas reducciones de plantilla, recortes salariales y problemas de salud y seguridad. La respuesta de Clover fue contratar a agentes de una empresa de policía privada, que se presentaron armados con vehículos militares y ametralladoras, para intimidar a los trabajadores y disolver la huelga. Los trabajadores sufrieron amenazas, ataques con cócteles molotov y disparos con balas de goma. En las noches del 7 y 8 de enero de 2022, los coches de dos de los trabajadores en huelga fueron destrozados con cócteles molotov. La noche del 9 de enero, cinco coches repletos de hombres visitaron a dos trabajadores y les exigieron que suspendieran la huelga. Esa misma noche, otros tres trabajadores en huelga recibieron amenazas por teléfono exigiéndoles que pusieran fin a la huelga.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 17 de mayo de 2021, un grupo de funcionarios en huelga encabezados por el líder del Nigeria Labour Congress (NLC), Ayuba Wabba, fueron atacados por una turba movilizada por el gobernador El-Rufai mientras ejercían pacíficamente su derecho a la protesta. El 18 de mayo de 2021, el Gobierno estatal anunció su decisión de despedir inmediatamente a todos los funcionarios que participaron en lo que se calificó de huelga ilegal.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 26 de abril de 2021, los agentes de policía presentes en una manifestación de trabajadores en la zona industrial de Thetsane, en Maseru (Lesotho), dispararon balas de goma contra los manifestantes, tres de los cuales tuvieron que ser hospitalizados. Las víctimas formaban parte de un grupo de manifestantes que se habían reunido en las fábricas para exigir un aumento salarial. Cientos de trabajadores de las fábricas habían llevado herramientas y organizaron un piquete que terminó siendo brutalmente dispersado por agentes de policía armados.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

El 20 de mayo de 2021, la policía se presentó a las 2:45 a.m. en el domicilio de Barry Abdoulaye, presidente del Telecoms Union (FESATEL) en Guinea, pero el portero que estaba haciendo guardia se negó a dejarla entrar. La policía le dijo que entrara él mismo a buscar a algún miembro de la familia del Sr. Abdoulaye para poder hablar con él, pero el portero volvió a negarse, tras lo cual la policía se marchó. Este incidente se produjo mientras FESATEL expresaba su oposición al plan del Gobierno guineano de imponer un impuesto a todas las llamadas de telefonía móvil en el país, algo que repercutiría negativamente en las inversiones de las empresas de telefonía móvil y, en última instancia, en el empleo.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

Tras participar en un piquete frente a la Universidad Omar Bongo en Gabón, el Catedrático Mathurin Ovono Ebe,

presidente del Syndicat national des enseignants chercheurs (SNEC) de la Universidad Omar Bongo, fue secuestrado por varios hombres armados a las 7 p.m., cuando regresaba a su casa. El sindicalista fue maltratado y amenazado por unos desconocidos. Presentó una denuncia ante la policía.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

En mayo de 2021, Sipho Shiba, conductor de autobús y residente en Manzini, Eswatini, fue agredido por tres agentes de la policía cuando participaba en una protesta de trabajadores del transporte público. Se publicó un vídeo en las redes sociales en el que se ve a los policías insultando al conductor y agrediéndolo, dándole patadas y utilizando los puños. Shiba resultó herido en la oreja y en el brazo izquierdo. El 2 de junio, el Servicio Real de la Policía de Eswatini decidió suspender a los tres agentes, a la espera de que se iniciara un procedimiento disciplinario contra ellos.

Europa

26%

Trabajadores/as sufrieron violentos ataques en 26% de los países de Europa.

Frente a un 12% en 2021

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

A principios de enero de 2022, los trabajadores de la fábrica de automóviles de Farplas, en la provincia de Kocaeli (Turquía), exigieron un aumento salarial. Al considerar insuficiente la oferta salarial presentada el 19 de enero, los trabajadores y trabajadoras detuvieron su trabajo en la fábrica en señal de protesta, a lo que el empleador accedió a entablar negociaciones con el Sindicato de Trabajadores del Metal Unidos, prometiendo no despedir a nadie en este proceso. La producción se reanudó al día siguiente, pero el empleador despidió sumariamente a cerca de 150 trabajadores, tanto miembros como no miembros del sindicato, aludiendo como justificación a la huelga de un día. A modo de protesta, los trabajadores despedidos de Farplas decidieron hacer una huelga en el interior de la fábrica. La policía irrumpió en la fábrica de Farplas, dispersando a los trabajadores con gas pimienta. Dos personas se desmayaron durante la intervención, y un trabajador acabó con una pierna rota.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

Varios activistas de la Confédération Générale du Travail (CGT) fueron atacados violentamente en París y Lyon (Francia) durante una manifestación del Primero de Mayo de 2021. Los individuos dañaron vehículos, profirieron insultos racistas y homófobos, hicieron comentarios que denostaban el “comunismo” de la CGT y la llamaron “collabos” (persona que colaboró con los Nazis). La CGT contabilizó al menos 21 heridos, de los cuales cuatro fueron hospitalizados en París. La Fiscalía de París abrió una investigación por “violencia deliberada y daños en una reunión”.

Violentos ataques contra trabajadores y trabajadoras

En Belarús, el 5 de marzo de 2021, agentes del Departamento de Interior de la ciudad de Minsk interrumpieron la conferencia fundacional de los sindicatos libres de estudiantes. Irrumpiendo en las instalaciones vestidos de paisano, con la cara enmascarada y sin ningún tipo de insignia, recurrieron a la violencia, apresando a varios participantes de la reunión, que posteriormente fueron condenados a 15 días de detención por “desafiar una instrucción legítima de un agente”. Para justificar esta violenta injerencia, las autoridades alegaron que el acto estaba siendo celebrado por una organización ilegal. Sin embargo, el Free Trade Union of Belarus, que había organizado la conferencia, es una organización oficialmente registrada y operativa.

Nigeria fue uno de los países en los que se utilizó la violencia para silenciar a los trabajadores y las trabajadoras que protestaban.Pius Utomi Ekpei / AFP

Tendencias en nueve años: Libertad de expresión y reunión